Propietario-inquilino

Abogado de Propietario-inquilino

Si usted es un propietario que desea encontrar el inquilino ideal o por el contrario, es un inquilino que está buscando un alojamiento, hay un sinnúmero de factores asociados que debe considerar antes de iniciar un proceso de alquiler. Dentro de cada perspectiva ambas partes necesitan conocer los aspectos básicos que conlleva el alquiler de un inmueble, como cobrar o pagar depósitos de seguridad, conceptos básicos de las leyes de vivienda, etc.

Desde el ámbito del propietario, es posible que requiera ayuda para calcular las deducciones fiscales o determinar cómo desalojar a un inquilino que incumple con los cánones de alquiler. Los inquilinos, por su parte, pueden necesitar ayuda para entender sus derechos en materia de seguridad, devolución de depósitos y si están autorizados para subarrendar la propiedad en la que residen. Esta sección proporciona información y recursos relevantes para las partes involucradas en un proceso de arrendamiento de un inmueble.

Contratos de arrendamiento

Los parámetros legales básicos de la relación entre propietario e inquilino se describen en el contrato de arrendamiento, el cual protege los intereses de cada una de las partes. La mayoría de los estados también reconocen los acuerdos de arrendamiento hechos de forma oral, pero sólo por períodos de un año o menos. Las disposiciones que se encuentran en un contrato de arrendamiento regular incluyen lo siguiente:

  • Nombres de las partes involucradas (inquilino y arrendador)
  • Dirección y descripción de la unidad de alquiler
  • Monto del alquiler y fecha en la que debe pagar las mensualidades
  • Valor del depósito de seguridad
  • Otras especificaciones como: posesión de mascotas, uso de estacionamientos, normativas del condominio, etc.

Sin embargo, existen algunas disposiciones de arrendamiento que pueden ser ilegales. Por lo que debe consultar las leyes específicas de su estado en caso de tener alguna duda, pero en general, los propietarios no pueden incluir ninguno de los siguientes términos:

Exclusión discriminatoria de los inquilinos (género, religión, raza, etc.)

  • Renunciar al derecho de demandar al arrendador
  • Renunciar al derecho a recibir un reembolso del depósito de seguridad

Un contrato de arrendamiento a corto plazo a menudo se denomina "contrato de estadía", por lo general, las estadías tienen un plazo similar a 30 días, en cambio los contratos de arrendamiento están estipulados para un año o más tiempo.

Depósito de seguridad

La mayoría de los propietarios requieren el pago de un depósito de seguridad antes de mudarse, el mismo se encuentra limitado por la mayoría de las leyes estatales. Por ejemplo, la ley de California limita los depósitos al valor de dos meses de alquiler (o tres meses si se suministrase), la ley de Alabama no posee límites. El depósito de seguridad es diferente al pago de la renta de cada mes y debe reembolsarse en su totalidad al finalizar el contrato, descontando las deducciones por reparaciones, pintura o costos asociados de limpieza, por lo que si se le exige que pague un depósito, debe considerar firmar una declaración o realizar un inventario exhaustivo con el propietario que describa la condición exacta de la unidad y de los elementos de la vivienda, para evitar disputas al final del plazo del contrato de arrendamiento.

Las leyes en muchos estados tienen en común exigir que tan pronto finalice el contrato de arrendamiento, el arrendador deba devolver el depósito al inquilino, generalmente antes de completar los 30 días calendario después del desalojo de la propiedad. Además de descontar el monto total del depósito por motivo de limpieza o reparaciones, el propietario también puede deducir cualquier servicio o renta que no haya sido pagado, sin embargo, el propietario no puede deducir por lo que puede considerarse desgaste normal del inmueble. Muchos estados requieren que los propietarios proporcionen una lista detallada de los daños y reparaciones, así como una lista detallada del costo de las reparaciones o la limpieza a fin de evitar disputas y malos entendidos.

Derechos del inquilino

Los inquilinos poseen ciertos derechos, incluido el derecho a no ser discriminados por motivos de raza, color, religión, origen, sexo, entre otros. De hecho, algunos estados también proporcionan protección contra la discriminación de la comunidad LGBT y el estado civil.

En el caso de que usted posea un animal auxiliar, como un perro de asistencia, el propietario no puede negarse a alquilarle únicamente por una política de "no mascotas". De igual forma, existen otros derechos del inquilino que van desde poder tener un hogar habitable, un hogar libre de sustancias tóxicas y un hogar con ciertos niveles de privacidad.

Derechos del propietario

Los propietarios también poseen ciertos derechos, principalmente relacionados con la protección de sus inversiones. Por ejemplo, un propietario puede exigir el pago mensual de la renta y el pago de otros artículos especificados en el contrato de arrendamiento, como facturas de servicios públicos, así mismo, los propietarios también tienen derecho a desalojar a los inquilinos, pero debe ser por una causa probada (como la falta de pago de la renta).

Independientemente de la inquietud que tenga con relación al tema propietario arrendador – inquilino, lo conveniente es asesorarse de un abogado especializado en arrendamientos, que indique el camino a seguir, de presentarse una situación que requiera dirimir algún inconveniente.