Multipropiedad

Abogado de Multipropiedad

Una multipropiedad, o propiedad de tiempo compartido, es un tipo de vivienda que se puede usar a tiempo parcial durante épocas específicas del año, generalmente se usan para vacaciones, viajes o alojamiento temporal. Por ejemplo, una persona puede comprar una multipropiedad que le pueda permitir residir en un condominio de playa durante los meses de julio y agosto.

Actualmente, los problemas legales relacionados con las multipropiedades se han convertido en un tema común, especialmente con los múltiples cambios que ha suscitado el sector de bienes raíces en el país. De hecho, algunos estados consideran que los contratos de multipropiedad deban regirse por las leyes de bienes raíces aplicables según la zona donde la multipropiedad se encuentre.

Al ser propietario o compartir parcialmente una multipropiedad, es de suma importancia conocer los diversos problemas legales que pueden surgir en función de los factores relacionados con la ubicación o las circunstancias de cada caso. Por tanto, es fundamental estar asesorado sobre los problemas comunes que se puedan suscitar y cómo proceder frente a cada uno de ellos para evitar que puedan afectar innecesariamente tanto a la persona como a sus invitados.

Tiempos compartidos escriturados

En un acuerdo de tiempo compartido escriturado, el propietario adquirirá una participación de una multipropiedad en particular. Por lo general, el comprador obtiene una unidad y una semana específica en el año. Dicho propietario ocupará siempre en esa misma vivienda durante el mismo período de cada año, a menos que se realice un traspaso a través de una empresa de intercambio, a este tipo arreglo se le conoce como Tiempo o Unidad Fija.

Tiempo compartido sin escriturar

En caso de existir un acuerdo de tiempo compartido sin escritura, el propietario adquirirá un contrato de arrendamiento, una licencia o la membresía de un club para hacer uso de una propiedad por un período de tiempo determinado. Este proceso es usualmente llamado arreglo de tiempo flotante donde el comprador se contacta con el resort para hacer las reservaciones respectivas para la semana exacta que desee vacacionar, sin embargo, algunos centros turísticos poseen limitaciones sobre cómo se pueden reservar las primeras unidades. El flotante estacional es el mismo que el tiempo de flotación, excepto que el propietario solo puede reservar su estadía dentro de una temporada particular.

Si desea elaborar un acuerdo de esta naturaleza, debe considerar numerosos factores antes de embarcarse en un proceso de este calibre. Primordialmente, la revisión de los antecedentes del vendedor, desarrollador o compañía de administración, además del análisis del presupuesto de mantenimiento actual, lo que permitirá tomar una decisión más asertiva.

Regulación estatal de tiempos compartidos

Las regulaciones que competen a los tiempos compartidos varían de estado a estado, con frecuencia pueden involucrar protecciones específicas para los compradores y limitaciones en los derechos de compra, razón por la cual, es recomendable consultar con la Comisión de Bienes Raíces en su localidad para enterarse acerca de las regulaciones locales pertinentes.

A manera de ejemplo, en el estado de Massachusetts, los tiempos compartidos son regulados al igual que otros intereses de bienes raíces según los parámetros que exige la ley estatal. En la Florida, el comprador puede cancelar un contrato de tiempo compartido 10 días antes, si el vendedor recibe una notificación por escrito con esa anticipación, por el contrario en Texas, el período aprobado para cancelar es a los 6 días después de la firma del contrato.

Decidir si comprar a tiempo compartido

Previamente a la decisión de adquirir un acuerdo de tiempo compartido, es recomendable indagar a fondo y explorar todas las opciones establecidas en un proceso como este, para tener la seguridad de estar tomando la decisión más conveniente para usted.

Factores que debe tomar en consideración antes de decidir comprar:

  • Factores prácticos en general: ¿Cuánto tiempo estará interesado en pasar en este lugar en particular? ¿O, prefiere una variedad de destinos de vacaciones?
  • Potencial de inversión: evaluar el hecho que una segunda vivienda o una casa de vacaciones es mucho más costosa que un tiempo compartido.
  • Costos totales: fuera del costo del tiempo compartido, es posible que tenga costos adicionales de hipoteca, cierre, honorarios de corredores, cargos financieros, entre otros.
  • Revisión de documentos: lo mismo que con la compra de una vivienda, la compra de un tiempo compartido implica la firma de un contrato vinculante. Si no está seguro por completo de sus disposiciones, lo prudente es solicitarle a un abogado la revisión de la documentación
  • Propiedades en el extranjero: las membresías y las propiedades de tiempo compartido están sujetas a la jurisdicción del país en el que se encuentran, por lo tanto, la protección del derecho contractual de los Estados Unidos, no opera en ningún caso fuera del país.