Juicio hipotecario

Abogado de Juicio hipotecario

Los juicio hipotecarios son procedimientos mediante los cuales quien posee una hipoteca (La hipoteca es un derecho real de garantía, que se constituye para asegurar el cumplimiento de una obligación, generalmente de pago de un crédito o préstamo, que confiere a su titular un derecho de realización de valor de un bien, (generalmente un inmueble).

Si por algún motivo las ganancias obtenidas por la venta del inmueble no sean suficientes para cancelar la totalidad del préstamo, el prestatario puede ser responsable de la diferencia, quedando expuesto a perder los derechos de la propiedad. Desde la perspectiva del prestamista, llevar a cabo un juicio hipotecario constituye entrar en un proceso lento y costoso, razón por la cual, seguramente se encontrará tan motivado así como el prestatario para facilitar la forma que el préstamo se pague a tiempo y que evite la ejecución hipotecaria.

De estar inmerso en una situación de riesgo hipotecario, existen acciones que puede adelantarse para evitar un juicio hipotecario en su contra, acciones como obtener una modificación de préstamo, pedir una reincorporación, apoyarse con un administrador de préstamos, o incluso vender el inmueble.

En esta sección se esbozan alternativas para prescindir de un juicio hipotecario, incluidas formas de reducir el valor de su hipoteca y la obtención de consejos con asesoría de abogados especializados en vivienda y crédito.

Tipos de juicio hipotecario

El titular de la hipoteca puede iniciar una ejecución hipotecaria en cualquier momento, una vez ocurra algún incumplimiento de pago. Dentro de los Estados Unidos, existen diversos tipos de juicios hipotecarios, dos son ampliamente utilizados en todo el país y los otros tienen la posibilidad de aplicarse sólo en algunos estados.

El proceso de ejecución hipotecaria puede variar entre los estados, dependiendo de si se trata de un título o un gravamen, factor que determinará que se proceda con la ejecución hipotecaria a través de un juicio. Las ejecuciones hipotecarias judiciales están relacionadas a las hipotecas en lugar de escrituras de fideicomisos, y por lo general requieren de mucho tiempo para completarse.

Desde otro punto de vista, las ejecuciones hipotecarias no judiciales se refieren a escrituras de fideicomiso mediante las cuales un tercero, llamado fideicomisario, maneja todo el proceso en un plazo de dos a cuatro meses, posteriormente a que el prestatario haya incumplido y haya dejado de efectuar los pagos. Una vez que la propiedad pasa por la fase judicial, estará en condiciones de ser vendida en una subasta al mejor postor.

Sin embargo, existen otros procesos como ejecución hipotecaria "estricta" que sólo se aplica en los estados de New Hampshire y Vermont, donde el tribunal le ordena al agente hipotecario (el propietario de la vivienda), que cancele la hipoteca dentro de un período de tiempo previamente establecido y de no hacerse por parte del deudor hipotecario, el acreedor gana el título de la propiedad automáticamente.

Evite el juicio hipotecario

En la mayoría de los casos, los propietarios prefieren evitar procesos como los juicios hipotecarios por ser éstos largos y complejos, sin embargo, algunos deudores con dificultades económicas pueden sentirse aliviados al salir de su hipoteca. Obviamente, el mejor consejo para evitar una ejecución hipotecaria es no atrasarse en los pagos, pero incluso los propietarios que no pueden realizar sus pagos de forma regular, pudieran elaborar un plan de pago para mantener sus inmuebles.

Algo que se debe tener en cuenta, es que generalmente los acreedores prefieren no asumir la responsabilidad que acarrea poseer un inmueble, prefiriendo los pagos mensuales del préstamo. Por lo tanto, muchos acreedores están dispuestos a aceptar modificaciones en el crédito, reducir temporalmente o suspender los pagos mensuales en un proceso llamado "prórroga", declararse en bancarrota entre otras opciones que pueden incluir la intermediación del gobierno, o simplemente vender el inmueble sin intermediarios para evitar la ejecución hipotecaria.

No deje que una situación como esta progrese, pues las consecuencias económicas y emocionales son incalculables, un abogado especializado en el tema hipotecario, lo puede orientar y asesorar para defender sus derechos y evitar que su patrimonio se debilite o desaparezca.