Bancarrota empresarial capítulo 7

La ley de protección de bancarrota del Capítulo 7 permite a los deudores deshacerse de la mayoría de sus deudas y comenzar con un historial limpio nuevamente. Sin embargo, lo anterior puede acarrear un sin número de inconvenientes como la pérdida de activos y/o propiedades. Este tipo de bancarrota también es llamado "liquidación" o "bancarrota directa", y se puede definir como el proceso mediante el cual se venden los activos de un deudor a fin de que los acreedores puedan recibir el pago correspondiente para finalmente el deudor pueda quedar libre de deudas.
Para este tipo de procedimiento legal el deudor debe ser elegible para declararse en quiebra, donde las reglas pueden variar según el tipo de caso que se desee presentar. Es primordial tener en cuenta que las leyes concernientes a la bancarrota cambiaron significativamente a partir de 2005, haciendo que sea más difícil calificar para este procedimiento legal estadounidense. Esta sección contiene información detallada sobre este tipo específico de bancarrota, incluida la elegibilidad según la prueba de "medios", los tipos de deudas que no se pueden cancelar y otros consejos para ayudarlo con un proceso de esta naturaleza.

¿Quién puede archivar?

Quien desee solicitar la bancarrota del Capítulo 7, debe cumplir con ciertos requisitos de elegibilidad, incluida la "prueba de medios". Si el deudor no cumple con los requisitos del Capítulo 7, un tribunal puede convertir el caso asimilándolo a una bancarrota del Capítulo 13, a excepción de los veteranos discapacitados a quienes se les pueden archivar el proceso, con el fin de eliminar la deuda en la que incurrieron mientras estaban en servicio militar activo, como también a las personas que presentan una deuda proveniente principalmente de la operación de una empresa, los restantes deben cumplir con los requisitos del Capítulo 7.

Exenciones de Bancarrota: Capítulo 7

La bancarrota del Capítulo 7 a veces se denomina bancarrota de liquidación porque implica reunir la propiedad o los activos del declarante y luego venderlos para pagar la mayor cantidad de deuda posible antes de que el resto de la deuda se elimine, sin embargo, la ley de bancarrota protege a algunos tipos de propiedad de ser vendidos para pagar estas deudas, estas protecciones se denominan exenciones e incluyen bienes raíces tales como una residencia o un automóvil. Ante un caso como este, lo mejor es asegurarse de verificar las leyes que conciernen a su estado con el fin de identificar las políticas aplicadas en ese lugar.

Propiedad exenta frente a no exenta según el Capítulo 7

Ciertas propiedades no representan el nivel de prioridad necesario como para protegerse de los acreedores durante un proceso de bancarrota, las mismas van desde instrumentos musicales costosos, colecciones de sellos, monedas, artículos de valor o reliquias familiares. De igual forma el efectivo, las cuentas bancarias, las acciones, los bonos, un segundo automóvil o una casa de vacaciones probablemente tampoco estarán exentos.

¿Cómo puede ayudar un abogado de bancarrota?

Obtener la ayuda adecuada cuando se declara en quiebra es esencial para sobrellevar un proceso legal de esta magnitud, ya sea que presente la declaración por su cuenta o que obtenga la asesoría de un experto en el área de bancarrota que pueda presentar y sustentar de forma exitosa una solicitud de quiebra. Por tanto, lo más recomendable es buscar una consulta con un profesional experimentado en el área, que pueda ayudarlo a decidir si necesita representación legal o simplemente emprender una acción personal para enfrentarse por cuenta propia.