Corporativo

Corporativo

Las corporaciones son entidades legales creadas con el propósito principal de realizar negocios y desde luego, generar dividendos, trabajan separadamente de las personas que la constituyeron, razón por la cual, pueden llevar a cabo negocios en su propio nombre, así como cualquier persona natural. Cuando una persona posee acciones de una corporación, su responsabilidad se limita al nivel de propiedad que posea dentro de la compañía, de acuerdo con la cantidad de acciones que posea.

El derecho corporativo es el cuerpo de leyes, normas, reglamentos y prácticas que rigen la formación y el funcionamiento de las empresas, y su razón de ser es regular las diferentes entidades jurídicas que realizan negocios actualmente dentro del país. Estas leyes hacen referencia a los derechos y obligaciones que adquieren las personas involucradas en la constitución, propiedad, operación y administración de una corporación, lo anterior hace necesario que las empresas cuenten con un abogado o representante legal que garantice que la entidad cumpla con todos los requisitos estatales y federales.

Las corporaciones no están exentas de enfrentar diversos problemas legales que podrían afectar sus operaciones diarias, estos problemas pueden incluir asuntos relacionados con la legislación laboral, disputas contractuales, responsabilidad sobre los producto y servicios que ofrece y sus respectivas marcas o denominaciones y la administración de propiedad intelectual, entre otros. Ante esta situación, lo recomendable para las organizaciones ya sean grandes o pequeñas, es que posean una figura legal con amplia experiencia con el fin de poder manejar cualquier problema legal que pueda surgir en el transcurso de sus operaciones, sin embargo, las corporaciones más grandes pueden necesitar de un equipo de abogados mucho más grande que posea incluso diversas especialidades, con el objetivo de delimitar los diferentes requerimientos que se puedan suscitar en materia legal.

Principales características del derecho corporativo

Existen cinco principios comunes que rigen el derecho corporativo:

1. Personalidad jurídica

Los propietarios de las corporaciones unen sus recursos en una entidad separada. Esa entidad puede usar sus activos y venderlos, así mismo, los acreedores no pueden acceder y recuperar dichos activos fácilmente. En conclusión, forman una organización propia que actúa por sí misma.

2. Responsabilidad limitada

Cuando una corporación es demandada, sólo los activos de la corporación están en juego, por lo que el demandante no puede ir tras los bienes personales de los propietarios de la corporación. La responsabilidad limitada de una corporación permite a los propietarios tomar riesgos y diversificar sus inversiones.

3. Acciones transferibles

Si un propietario decide que ya no quiere una participación en la corporación, esta no tiene que cerrar. Una de las características únicas de una corporación es que los propietarios pueden transferir acciones de una manera más simple y sin las mismas dificultades y problemas que conlleva la transferencia de la propiedad de una sociedad. Pueden existir límites sobre cómo los accionistas transfieren la propiedad, pero el hecho de que la propiedad pueda transferirse permite a la corporación continuar aún después de los propietarios iniciales decidan no formar parte de ella.

4. Gestión delegada

Las corporaciones tienen una estructura definida por la forma en que conducen sus negocios, por lo que existe una junta directiva y diversos cargos oficiales. Estos grupos comparten y dividen la autoridad en la toma de decisiones, y son los mismos accionistas los que eligen al consejo.

Por otra parte, los oficiales se encargan de la operación diaria de la empresa, son los líderes encargados de realizar las transacciones y hacer que el negocio funcione de forma exitosa. Con una estructura de liderazgo definida, las partes involucradas en la corporación tienen la seguridad de que las acciones de los funcionarios y la junta directiva son legalmente vinculantes para la corporación.

5. Propiedad del inversor

Los propietarios tienen voz en la toma de decisiones para la corporación, pero no dirigen directamente a la compañía, de igual forma, también tienen derecho a las ganancias de la corporación. Generalmente, un propietario tiene autoridad para tomar decisiones y compartir ganancias en proporción a su interés de propiedad.

¿Por qué existe el derecho corporativo?

Las leyes y reglas que rigen a las corporaciones mantienen a todas las corporaciones operando en igualdad de condiciones. Las regulaciones existen para facilitar a las empresas la forma de hacer y operar los negocios, por tanto, las reglas que imperan en la formación de una corporación y los principios sobre cómo tomar acciones corporativas tienen el objetivo de ayudar a las empresas y responder para que el proceso sea justo para todos los involucrados.

¿Quiénes son las personas involucradas en una corporación?

Una corporación posee diferentes miembros en su estructura organizacional, sin embargo, no todos los que trabajan o interactúan en ella son propietarios. Algunas de las personas clave involucradas en el funcionamiento de una corporación incluyen:

Propietarios: una persona que invierte en una corporación es un propietario. Por lo general, cuanto mayor sea el porcentaje de la corporación que posee, más podrá decir y controlar sobre las decisiones. Los propietarios también son a menudo llamados accionistas.

Directores: los directores supervisan las actividades de la corporación. Por lo general, votan sobre las decisiones importantes. Normalmente son elegidos por los propietarios, pero no necesariamente tienen que seguir la opinión popular cuando votan.

Oficiales: los oficiales de una corporación se encargan de la toma de decisiones más importantes del día a día. Toman la dirección de la junta directiva en las decisiones importantes.

Empleados: los empleados llevan a cabo las funciones diarias de una corporación esperando un pago como intercambio.

Acreedores y deudores: cuando las personas y otras compañías hacen negocios con una corporación, son los acreedores y deudores de la corporación.