Divorcio militar

Si bien los divorcios militares no son más complicados que los civiles, estos poseen reglas y requisitos especiales que se aplican a los miembros del servicio militar estadounidense y a sus conyugues cuando deciden divorciarse. Estas diferencias pueden estar relacionadas con asuntos concernientes al cumplimiento de pagos por manutención, servicio de tramitación, requisitos de residencia o la división de pensiones militares. En este artículo podrá encontrar una descripción general de las leyes que pueden afectar a los hombres y mujeres del servicio militar de los Estados Unidos que se encuentran en un trámite de divorcio.

Leyes del Divorcio Militar

El divorcio militar se rige por diferentes leyes estatales y federales, las regulaciones federales hacen curso cuando las parejas que deciden divorciarse no pueden llegar a un acuerdo y deben acudir a un tribunal a terminar la disputa, Así mismo, regulan la división de las pensiones militares al término de una relación conyugal. Por otro lado, las leyes estatales pueden afectar la forma en la que se emite una pensión alimenticia y la manutención del cónyuge, estas normativas son aplicadas de acuerdo al estado dónde se presente el divorcio.

Jurisdicción de un divorcio militar

Antes de que un tribunal pueda otorgar el divorcio a un militar a su conyugue, debe tener "jurisdicción" o la autoridad para atender el caso. Para los civiles, la jurisdicción es generalmente el lugar donde vive la persona, sin embargo, para un miembro de la milicia estadounidense, la jurisdicción puede ser el lugar donde la persona tiene residencia legal, o incluso la zona donde el militar se encuentre ejerciendo sus labores.

Residencia, requisitos de presentación y estancias de procedimientos en un divorcio militar

Muchos estados han reducido o eliminado el requisito de residencia en divorcios militares, lo que permite que los miembros del servicio militar o sus conyugues, puedan solicitar el divorcio en el estado donde se encuentren ubicados, incluso si no son residentes legales de ese estado.

En términos generales, los miembros militares y sus cónyuges tienen tres opciones cuando se trata de dónde pueden solicitar el divorcio: el estado donde reside el cónyuge; el estado donde el individuo se encuentra ejerciendo el servicio militar o el estado donde el miembro militar posee residencia legal. Cualquiera que sea el lugar que elijan para presentar su divorcio es el estado quién determinará los motivos que conllevaron al divorcio, la distribución de la propiedad conjunta, la custodia de los hijos y los asuntos en materia de manutención.

Vale la pena señalar que los miembros del servicio militar que se encuentren trabajando activamente, tienen algunas protecciones contra los procedimientos judiciales. En virtud de la Ley de Ayuda Civil para Miembros del Servicio (SCRA), por ejemplo, los miembros del servicio pueden solicitar una "suspensión" o una detención temporal de cualquier acción civil, incluidos los procedimientos de custodia de los hijos, que se inician en su contra mientras están en servicio activo o dentro de los 90 días posteriores a su liberación del servicio activo (a discreción del tribunal). Esto permite que los militares activos puedan dedicar su tiempo y energía a defender a la nación y no enfrentarse a órdenes o sentencias en su contra mientras no puedan comparecer ante un tribunal.

Pensiones militares y beneficios después de un divorcio militar

Al igual que las prestaciones civiles de jubilación, las pensiones militares están sujetas a división entre los cónyuges en caso de que ocurra un divorcio. En virtud de la Ley de protección de ex cónyuges de servicios uniformados (USFSPA), los tribunales estatales pueden tramitar el pago de jubilación militar como propiedad exclusiva o comunitaria, según el estado que lo rija. Si bien el USFSPA no proporciona una fórmula para dividir el monto del pago de jubilación, el monto generalmente se determina y se otorga según las leyes de su estado.
Además de los beneficios de pensión, los cónyuges de ex militares también son elegibles para obtener privilegios médicos completos, de comisaría y de intercambio después de un divorcio militar cuando la pareja estuvo casada por 20 años o más o cuando el miembro del servicio ha realizado al menos 20 años de servicio acreditable hacia el pago de jubilación.

Conyugue y manutención de los hijos

El ejército tiene reglas especiales relacionadas con el mantenimiento del conyugue (pensión alimenticia) y la manutención de sus hijos, estas reglas están diseñadas para garantizar las obligaciones del apoyo familiar de un miembro del servicio militar más allá de que exista una separación entre las partes. Un tribunal puede hacer cumplir las obligaciones del cónyuge y la manutención de sus hijos de diversas formas, que van desde un mandato judicial, embargo hasta una asignación voluntaria o involuntaria.

De igual forma, un tribunal también puede exigir que el cónyuge que lo proporcione mantenga un seguro de vida que pueda cubrir con los gastos de manutención infantil o de pensión alimenticia durante un período establecido.

Busque la asesoría con un abogado sobre su divorcio militar

Debido a que un divorcio militar requiere un conocimiento especial sobre leyes específicas, las cuales no se aplican a los divorcios civiles convencionales, lo más recomendable es contactar a un profesional con experiencia que pueda manejar casos como este de manera exitosa, pudiendo ayudarlo a comprender a profundidad las diferentes leyes que pueden aplicarse a su caso, sus derechos como miembro de las fuerzas armadas y más aspectos relacionados con su caso