Adopciónes por familiares

Adopciónes por familiares

Actualmente, muchos niños pueden ser adoptados por parientes o personas allegadas a ellos, bien sea por vínculos familiares o por una relación previa con el menor. La posibilidad que un niño sea adoptado por un familiar es a menudo el punto de partida que los trabajadores sociales consideran más oportuno para brindarle un hogar estable a un niño huérfano, abandonado por sus padres, o que por alguna razón no puedan criar de manera eficaz, existen leyes estatales y federales que reconocen el cuidado por parentesco como un tipo oficial de cuidado de crianza.
De acuerdo a la Ley de Asistencia para la Adopción y Bienestar Infantil de 1980, los familiares son los primeros en tener la opción de criar a niños cuyos padres no pueden hacerse responsables de ellos. A partir de septiembre de 2016, cerca del 32 % de los niños ubicados en el sistema de cuidado de crianza temporal fueron puestos en hogares sustitutos con familiares.

Las familias de parentesco usualmente presentan necesidades diferentes a los demás casos, por lo que enfrentan desafíos diferentes a las familias que adoptan niños que no están relacionados con ellos. Si bien es cierto que el parentesco es el término que se utiliza normalmente para describir a las personas que poseen un vínculo biológico con el niño, algunas jurisdicciones también reconocen a amigos cercanos o personas allegadas con una fuerte o significativa relación con el niño y pueden además de ello cumplir con los requisitos regulares y legales para formar una posible familia.

Ventajas y desventajas de adopciones por familiares

En ocasiones, las familias pueden presentar complicaciones, desordenes u otros fenómenos que los hagan irresponsables para criar a un niño, y cada una trae consigo sus propios desafíos. Ante esta situación, el hecho de poder ubicar a un niño dentro de una familia conlleva una serie de consideraciones especiales. Una de las ventajas que tiene la adopción por parentesco, es que el padre adoptivo del niño también tiene una conexión personal con el padre de nacimiento, esto puede ser muy reconfortante para los niños mayores que ingresan a una familia sustituta, debido a que vivirán con alguien que ya conocen y el período de adaptación puede ser mucho más rápido.

De otra forma, estos mismos vínculos pueden dificultar a los familiares a desarrollar eficazmente el papel de padre desde el principio. Si bien este proceso toma tiempo, es importante para los padres de parentesco modelar la estabilidad en torno a los roles, las rutinas y así mismo proporcionar a los niños un sentido de pertenencia para su entorno y su nuevo hogar.

Otro obstáculo con el que se enfrentan los padres de parentesco es que dentro del el sistema de cuidado de crianza y sus muchas políticas y requisitos; muchos solo tienen la experiencia de criar a sus propios hijos para guiarlos y cuando los padres de parentesco son los abuelos del niño, la idea de criar a un hijo en la era actual puede ser extremadamente compleja.

Por esta razón, el apoyo de expertos y otras familias vinculadas con este tipo de arreglos puede ser crucial para ayudar a los padres de parentesco a proporcionarle un hogar estable a los niños que ya conocen y aman. En el caso de que usted esté pensando en colocar a su hijo de forma permanente o temporal con un familiar, se le recomienda conversar con un experto en el área que pueda brindarle la información pertinente que necesita para surtir exitosamente su situación.