Accidentes de motocicleta

Accidentes de motocicleta

Las motocicletas pueden ser vehículos particularmente peligrosos, incluso mucho más que los propios automóviles, puesto que debido a su diseño, las motocicletas carecen de las protecciones que usualmente los autos sí poseen. Por ende, los accidentes relacionados con este tipo de vehículo son mucho más costosos en comparación a los accidentes automovilísticos, tanto en términos de pérdida de vidas como en gastos médicos asociados. De acuerdo al reporte proporcionado por la Administración Nacional de Tráfico de Carreteras en el 2015 fallecieron alrededor de 4.976 personas que viajaban en moto por todo Estados Unidos, asimismo, se atribuye a los motociclistas un 20% de todos los accidentes de tráfico en el estado de Florida.

En esta sección podrá encontrar datos de interés en materia de accidentes de motocicleta, con los cuales podría apoyarse en caso de que usted o algún ser querido esté involucrado en una situación similar. Este tipo de accidente puede estar vinculado con diversas áreas de la ley, como la responsabilidad por la fabricación del producto, lesiones personales y derechos de propiedad, entre otros. Aquí encontrará información útil sobre los accidentes de motocicleta y sus leyes relacionadas, como las regulaciones sobre el uso de cascos, además de consejos sobre cómo proteger sus derechos legales y qué esperar después de un accidente de este tipo.

Leyes del casco para evitar accidentes de motocicletas

Algunos estados poseen leyes que exigen a los motociclistas el uso del casco al momento de conducir, desafortunadamente, estas regulaciones son impopulares entre ciertos motociclistas, de hecho, algunos de ellos han tenido éxito en anularlas por razones constitucionales en diferentes jurisdicciones del país. Sin embargo, es ineludible ante las estadísticas alarmantes establecer que los motociclistas que no utilizan el casco, tienen tres veces más probabilidades de sufrir una lesión cerebral cuando tienen un accidente. Por tanto, el interés estatal en materia de seguridad vial ha incrementado la implementación de diversas leyes obligatorias sobre el uso de cascos.

No existen razones de afirmar que utilizar un casco podrá ayudar a favorecerlo si sufre algún accidente de motocicleta, sin embargo, el hecho de no usarlo, especialmente cuando existe una ley que requiere de su uso con el fin de prevenir lesiones mortales, puede ayudar a su oponente a afirmar que su propia negligencia causó o contribuyó al accidente. Esto puede reducir o incluso impedir la posibilidad de que surja una reclamación por daños y perjuicios, por eso, lo recomendable es utilizar siempre el equipo de protección que exige el estado donde usted resida, con esto, se pueden evitar no sólo muertes o lesiones graves, sino también pudiera quedar exento de recibir sanciones penales.

Defectos y retiro de motocicletas

Las motocicletas pueden ser objeto de remociones, este hecho, representa un punto a favor para los motociclistas, debido a que un defecto de fábrica en el vehículo puede generar muchas más posibilidades de poner en peligro al conductor. Por eso, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en Carreteras (NHTSA, por sus siglas en inglés) y los propios fabricantes de vehículos tienen la potestad de emitir un retiro de seguridad de la motocicleta en respuesta a un defecto descubierto.

Siempre que se realice un retiro de seguridad, el fabricante debe presentar un informe público que describa el defecto, el producto involucrado, los eventos que llevaron al retiro, una descripción de la solución y un calendario para la remoción. Ante esta situación, las empresas fabricantes están en el deber de remediar el defecto sin costo alguno para el propietario de la motocicleta. Por eso, una comprobación periódica de estos retiros representa una medida preventiva que los motociclistas pueden emprender para aumentar su seguridad, puesto que, ciertos tipos de accidentes también sugieren algunos tipos de defecto, como por ejemplo, una motocicleta con una falla de alineación puede experimentar un bamboleo frontal que puede resultar en un accidente.