Accidente de automóvil

Abogado de Accidente de automóvil

Una buena cantidad de los accidentes de auto se generan por aspectos ajenos a la voluntad de los conductores, otros son producto de la irresponsabilidad, el descuido y/o la negligencia y de éstos. La accidentalidad puede estar relacionada por un descuido en la falta de atención al conducir, conducir en estado de ebriedad, micro-sueños, y por factores relacionados con aspectos mecánicos derivados de vehículos en mal estado mecánico, u otros factores.

Causas distintas de accidentes de automóvil incluyen:

  • Falta de visibilidad.
  • Muy mal tiempo, (nieve, lluvia, niebla), entre otros.
  • Desperfectos en los sistemas mecánicos del automóvil.
  • Problemas con las señales de tráfico o la luz de parada.
  • Otros factores impredecibles.

¿Hay alguna defensa de accidente de automóvil?

Desde otro punto de vista, suceden también accidentes en los que uno o más conductores tienen la culpa de las lesiones o daños causados a la contraparte. Sin embargo, es posible encontrar formas en que el conductor sea eximido de responsabilidad, si un asesor legal especializado lo representa y se dedica a ello. Ciertas defensas de accidentes automovilísticos pueden incluir:

  • Falta de prueba: por ejemplo, cuando alguno de los elementos considerados como factor de negligencia o descuido no se puede probar, o si no hay elementos suficientes para demostrar la responsabilidad.
  • Exención de culpa: la utilización de esta defensa intentará limitar la responsabilidad del demandado a asumir cargos, al demostrar que el demandante fue responsable de causar el accidente.
  • Emergencias: algunos casos facilitan obtener una sentencia disminuida o reducida si el accidente implicó situaciones de emergencia que fueron imposibles de evitar.
  • Negligencia contributiva o comparativa: ciertas jurisdicciones no aprueban que un demandante recupere daños si contribuyeron a su propia lesión. En otros estados, los daños se reducen proporcionalmente.
  • Elevación de riesgo: en algunas circunstancias, puede ser una defensa al demostrar que el otro conductor sabía de cierto riesgo e incluso así, actuaba a pesar del riesgo.
  • Intoxicación involuntaria: esta defensa implanta que el acusado estaba intoxicado contra su voluntad y sin conocimiento, lo que ocasionó el accidente.
  • Estatuto de limitaciones caducado: el uso de esta práctica para la defensa se basa en que el período de tiempo del demandante, dentro del cual tuvo que presentar la demanda, expiró. Por lo general, en los accidentes automovilísticos, el período de gracia para presentar una reclamación es de 2 años, pero puede variar hasta seis años según las regulaciones de cada estado.
  • Falta de mitigación de daños: el acusado no intentó disminuir sus daños y está exagerando sus lesiones.

¿Qué es la negligencia comparativa en un accidente de automóvil?

La negligencia comparativa es una defensa afirmativa a una demanda por negligencia. No todos los estados consienten una defensa por negligencia comparativa. Bajo esta teoría, el demandante favorece de alguna manera sus propias lesiones.

Al amparo de la negligencia comparativa, el demandante aún puede demandar a la contraparte por negligencia. Sin embargo, el acusado está en capacidad de levantar negligencia comparativa como una defensa afirmativa.

Si se prueba, la propia negligencia del demandante implicará en una reducción de sus daños. Por ejemplo, si el jurado cree que un peatón tiene la mitad de la culpa por haber cruzado por la mitad de la avenida, sus daños se reducirán en un 50%.

¿Qué es la negligencia contributiva en un accidente de automóvil?

La negligencia contributiva es similar a la negligencia comparativa. Bajo el concepto de negligencia contributiva, el peatón demandante sigue siendo negligente y, por tal motivo, es parcialmente responsable. No obstante, en los pocos estados que permiten las defensas por negligencia contributiva, para el demandante está completamente prohibido presentar la demanda. El acusado tiene que demostrar que el demandante contribuyó al accidente.

¿Cuáles son los daños por reclamaciones de accidentes de automóvil?

Los juicios de accidentes de automóvil ocasionalmente pueden resultar en una demanda civil por daños y perjuicios. En dichos casos, la parte responsable puede ser garante de reembolsar a la víctima las pérdidas que incluyen:

  • Costos asociados con cualquier lesión (costos hospitalarios o de fisioterapia, etc.).
  • Daños al auto u otra propiedad como puede ser un poste, un semáforo, una casa, etc.
  • Salarios perdidos.
  • Capacidad de ganancia perdida.
  • Estrés emocional.
  • Dolor y sufrimiento.
  • También se pueden aplicar sanciones penales, especialmente en casos relacionados con conducir en estado de ebriedad bajo el consumo de sustancias alucinantes.

¿Se requiere de un abogado para obtener ayuda con las defensas de accidentes de automóvil?

Las reclamaciones de accidentes de automóvil frecuentemente involucran teorías legales complejas y vinculan hechos diferentes. Es aconsejable que consulte un abogado especializado que lo represente, evalué su defensa, investigue la situación, y negocie un acuerdo favorable.

Infórmese sobre:

Accidentes con un vehículo todoterreno